martes, 7 de junio de 2016

Gimnasio... ¿deporte o provocación?


             Suelo acercarme al gimnasio antes que ella y quedamos una hora u hora y media más tarde puesto que sólo hace algo de cardio muy suave y natación si se tercia, de esta forma me da tiempo para hacer algo de musculación y correr un poquito. Cuando se acerca la hora a la que hemos quedado ya busco con la mirada su "entrada triunfal", y es que al pasar por delante de las máquinas repletas de chicos no hay uno que no le mire, el que menos se queda bizco y los menos vergonzosos se marcan una serie de estiramientos cervicales... ella sigue con ritmo firme y sus labios rumbo a los míos, todo se ralentiza... nos fundimos en un beso... se acabó el subidón, esta chica está ocupada jajaja, se que la desean, y me siento muy afortunado y halagado por ello.

             Es algo que nos pasa hace mucho, pero hoy tenía yo ese puntito  más salido de lo normal, y mientras la veía contornearse con sus mallas del gimnasio por la casa le dije: "ven que te haga un par de fotos para que vean lo que te pones para ir al gimnasio..."  ¡Un saludo!




                                                                  (King)

6 comentarios:

  1. Ten cuidado, ¡que ese culo puede provocar muchas lesiones! Besos

    ResponderEliminar
  2. desde luego esta para untar pan y moja..!
    Pero que buena estas Dios mio!!!
    Un beso en los morros.

    ResponderEliminar